lunes, 24 de abril de 2017

Síndrome del intestino irritable


El síndrome de intestino irritable o colon irritable no es una enfermedad en sí, sino un conjunto de trastornos del intestino con dolor e hinchazón abdominal.

El síndrome del intestino irritable conocido también como colon irritable no es en sí una enfermedad, sino que es un conjunto de trastornos en el funcionamiento del intestino, haciendo presentes episodios frecuentes de dolor e hinchazón abdominal y problemas con las deposiciones, es frecuente principalmente en personas jóvenes.

Al tratarse de un trastorno en el funcionamiento, se presume que el paciente no tiene ninguna alteración orgánica, en ocasiones se llegó a ver como un trastorno psicológico o psiquiátrico, ya que al no presentar patología que justifique sus síntomas se llegó a tomar como una somatización o hipocondría. Para cualquier molestia relacionada a los siguientes síntomas lo mejor es visitar DoctorSeguro. Hoy en día existen pruebas que hacen ver que no es solo una somatización.

Según los síntomas se clasifican en:


  • SII_D: Predomina la diarrea.
  • SII-C: Predomina el estreñimiento.
  • SII-M: Hábito intestinal mixto, pasa de diarrea a estreñimiento.

Generalmente los pacientes pasan de una clasificación a otra.
Esta afección acompaña al paciente de por vida, algunos con síntomas leves, otros con trastornos que los obliga a acudir al médico, los síntomas principales son el dolor abdominal que se alivia al defecar, hinchazón abdominal y patrón de evacuación con alteraciones.


Tratamiento para el intestino irritable

Lo primero que debe revisarse es que no exista una dolencia orgánica, que se llegue a confundir con algo funcional, el tratamiento aplicado es para aliviar los síntomas, el tratamiento no es igual para todos los pacientes, por eso debe revisarse cada caso, revisar que síntomas presenta, la frecuencia con que los presenta, la intensidad con que aparecen, el grado en que afecta esto la vida de cada paciente, y si este mal funcionamiento puede estar ligado a algún factor psicológico.

Para controlar las dolencias se utilizan, analgésicos, antiespasmódicos, antidepresivos y probióticos.

domingo, 23 de abril de 2017

El número de clásicos se multiplicó en los últimos años


Hasta hace poco, ganar en el Santiago Bernabéu era todo un hito para el Barça, un momento de gloria que sólo pasaba de vez en cuando y que, por tanto, pasaba directamente al recuerdo colectivo del barcelonismo como un éxito por sí solo. Hasta el año 2003, por ejemplo, el Barça sólo había sido capaz de ganar a domicilio 12 clásicos de los 73 de liga que se habían disputado, un triste 16,4% de sonrisas que convertían el Bernabéu en un estadio donde, el más lógico, era salir cabizbajo.

Después de ese momento histórico, el número de clásicos se multiplicó, ya que ambos equipos, además de los partidos de liga, se enfrentaron dos veces en la supercopa de España y dos más en eliminatorias de la copa, un aumento de encuentros que permitió que el Madrid lograra un par de victorias -una en la liga y otra para llevarse una Supercopa-, aunque el Barça mantuvo su buen bagaje en sumar tres victorias más para certificar que el Bernabéu no era ninguna plaza imposible. Y fue entonces cuando Luis Enrique aterrizó en el Camp Nou y, con él, el tridente mágico. Y aunque el primer clásico del asturiano en el Bernabéu acabó con un doloroso 3-1, en la que sería su primera derrota como entrenador azulgrana, la respuesta fue fulgurante, apoteósica, y eso que esa tarde Messi ver el inicio del partido desde el banquillo, tras recuperarse bajo la bocina de una lesión en la rodilla.

90 minutos después, el luminoso del Bernabéu mostraba un majestuoso 0-4, una goleada que certificó que el coliseo del Madrid continuaba siendo un estadio propicio para el Barça. Era la 7ª victoria en 13 partidos.

Mañana, pues, y aunque por lógica el Real Madrid, al ser el equipo local y el líder de la liga, es el favorito para llevarse el clásico, en ningún caso se puede descartar que el Barça se vuelva a imponer el Bernabéu. Para que los años en que viajar al estadio del eterno rival eran sinónimo de sufrimiento y de malos recuerdos ya son historia. Ahora es la era de ser valientes, y hay que buscar una exhibición más para la colección.