miércoles, 30 de noviembre de 2016

Luis Enrique, víctima de Anoeta


Luis Enrique no cree en la maldición de Anoeta. Y si cree, no lo quiere admitir en público ni desea que la leyenda -una realidad, porque el Barça no gana en San Sebastián desde 2007 y acumula tres derrotas consecutivas- enturbie la visita a la Real Sociedad en la antesala del clásico Real Madrid vs Barcelona En vivo, que se distanció siete puntos al superar con problemas al Sporting (2-1). El entrenador del Barça opina que sólo los motivos futbolísticos condenan al equipo en este malvado desplazamiento.

«El pasado no me interesa lo más mínimo, no tiene ninguna importancia en lo que pasará en este partido», entiende Luis Enrique, que considera más influyente -y afirma que será así- el refuerzo anímico obtenido con la victoria de Glasgow, asegurada la clasificación para los octavos de la Liga de Campeones, que los negros antecedentes.

«Lo que haya pasado en uno, dos tres, dieciocho o veinte y cuatro años no tiene nada que ver», remarcó Luis Enrique en su intento de evitar las preguntas sobre el maleficio. A él le ha afectado en los últimos tres años. Es el único estadio donde ha perdido en cada visita. Con el Celta (4-3 en la Liga 13-14) y las dos con el Barça: la campaña 14-15 con un autogol de Alba en el minuto 2 y el anterior (15-16) con un remate de Oyarzabal en el minuto 4 que tampoco se remontar.

La tradición se escapa puramente a las experiencias de Luis Enrique, que habría podido aludir a los antecedentes. El Barça perdió con Guardiola (2-1) contra la Real de Martín Lasarte (10-11) y empató con la de Philippe Montanier (2-2, el 11-12); Tito sucumbió al año siguiente (3-2) y Tata Martino empató contra Jagoba Arrasate (1-1). El técnico asturiano trató de negar que la influencia negativa de Anoeta sea extraordinaria en comparación con otros estadios. «No conozco ningún campo de Primera División que sea fácil», sentenció.