domingo, 25 de septiembre de 2016

Los carbohidratos no son el enemigo


Las dietas bajas en carbohidratos no son algo del día de ayer. Desde los años 20’s se usan tanto para la pérdida de peso, como para otros trastornos y enfermedades como la epilepsia en niños. Pero con tantas dietas de moda bajas en hidratos, muchas personas piensan que es la única razón por la que existe el sobrepeso.

Aunque es posible que muchas personas hayan alcanzado su peso máximo gracias a la alta ingesta de carbohidratos simples, no es cierto al grado de decir que es la única razón posible por la que se puede ganar peso. Se sube de peso al superar la cantidad de calorías que necesitamos para mantener el peso actual, y esto puede pasar por comer proteínas, vegetales, frutas o carbohidratos complejos.

¿Entonces por qué la guerra declarada a los carbohidratos? Porque este macronutriente en específico tiene la capacidad de convertirse en glucosa (azúcar), más lenta o rápidamente dependiendo del índice glucémico en dicho alimento. La velocidad con la que un carbohidrato se convierte en glucosa crea una respuesta del cuerpo: liberación de insulina. La insulina es una hormona a la que se le sigue haciendo estudios, pero una de las funciones que sabemos de ella, es que es la encargada de redirigir la glucosa.

La glucosa sirve de alimento a los músculos y al cerebro, pero si consumimos más de lo necesario se almacena como grasa. Otra gran desventaja de la ingesta frecuente de carbohidratos simples, es que mientras haya insulina redirigiendo la glucosa a su destino final, la quema de grasas en el cuerpo es detenida para darle prioridad a los procesos antes mencionados.

Entonces ¿debemos todos seguir una dieta baja en hidratos? Como dice el título: Los carbohidratos no son el enemigo. Muchas personas han podido bajar de peso en dietas altas en carbohidratos, tanto simples como complejos, el truco es investigar el resultado e impacto que estos tienen en tu cuerpo. No toda la población humana tiene algún grado de resistencia a la insulina, o no procesa los carbos de forma óptima. Si eres del grupo que no baja de peso por ello, limitar la ingesta de los mismos sería la solución para decirle adiós definitivamente a esos kilos de más.